Mientras trabajas en casa administra el tiempo, comparte y genera aprendizajes.

Las múltiples ocupaciones en el diario vivir, son compromisos que  generan movimiento, planeación, traslados de un lugar a otro, compromisos con la familia, con los colegios,  participación en diferentes eventos laborales, sociales, de formación académica, de crecimiento personal, de negocios, etc, se vive en una dinámica donde estar ocupados es ser productivos, vivir el estrés que de alguna manera se aprendió a disfrutar,  pese a lidiar con la agenda apretada y el tráfico.

Desde hace unos días la situación sorprende al mundo entero,  la oleada del cambio llegó y entonces en cuestión de horas el foco de atención es la protección, con la frase QUEDATE EN CASA ¿ahora que se va hacer?, preguntas, sentimientos de pánico, emociones como el miedo, la frustración, la atención sobre las noticias de muerte y enfermedad llegaron y paralizaron la carrera, ahora todos en casa, proteger a familiares, amigos, empleados, el giro fue total, 360 grados y con la recomendación de “no debe salir”. Los mensajes llegaron y lo que se escucha es teletrabajo, clases virtuales, cierres de empresas, desempleo, abastecimiento y con esto las redes sociales inundadas  de información, desinformación, memes, chistes, videos etc., abrumador…

Quedarse en casa es la opción, sin embargo ¿preparados para ello?  No, ¿Cómo afrontar entre otras, ésta situación en la vida?,  ¿ahora pensar en qué y cómo hacer en casa?, si se vive solo, ¿tantos días solo? y si se vive con amigos la permanencia jamás experimentada ¿afectara la convivencia?,  si se está en familia  estar al 100% en casa,  ¿que cambia?, ¿cómo hacer?; pudieron haber llegado muchas preguntas sin respuestas,  mil pensamientos y sentimientos, ya los días que han pasado  permitieron vivir la primera parte de este momento histórico, entre la negación, la rebeldía y  la  asimilación que en últimas da la aceptación de un hecho mundial, QUEDARSE EN CASA, no hay otra opción.

Entonces veamos lo que ha generado: preocupación, angustia y estrés para muchos, no haresultado fácil y adoptar las casas y apartamentos  en centros de trabajo y de estudio, todos allí, llega la preocupación, para unos más trabajo, para otros menos, en fin, se genera también estrés y  la realidad es seguir en casa; compartir tanto tiempo juntos y extrañar afuera, el lugar de trabajo, los compañeros, los amigos, los lugares, incluso la acelerada rutina y como hacer con las diferencias de pensamiento, de actitudes, aunque juntos siempre, no se había experimentado la convivencia con tanta intensidad, no es fácil para muchos, para otros tal vez si, entonces como dijo Charles Darwin. “No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente. Es aquel que es más adaptable al cambio.”

“No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente. Es aquel que es más adaptable al cambio.”

Charles Darwin

El proceso de adaptación por la estadía en casa conlleva a otro escenario, conocernos con cada miembro de la familia o  con quienes se convive o estar en la soledad extrema cuando de vivir solo se trata y tener sus familiares en otras ciudades o países, aquí es importante que cada uno  de una mirada al interior y vea que recursos hay allí para convivir, comunicarse, planificar actividades, administrar el tiempo. Es hora de vivir los valores y las pautas de convivencia, es decir llego la hora de ponerse a prueba para vivir una experiencia exitosa en familia, a continuación algunos tips:

  1. Mantenerse informado es necesario, sin embargo evite la sobreinformación, recuerde que llegan mensajes que no son veraces,  sea selectivo con lo que recibe por sus redes sociales, y lo que comparte, es importante no alimentar la tragedia, esto produce miedo, pánico, ansiedad,  tristeza, irritabilidad,  además a la restricción de salir de casa, su estado emocional conecta directamente con las reacciones frente a la convivencia con su grupo familiar o con quienes resida. Por lo anterior establezca un medio de información  y horario para recibirla, no mantenga durante todo el día sus dispositivos y televisores prendidos en la trasmisión de noticieros.
  2. En primer lugar centre su atención en saber cómo está usted, ¿cómo ha asimilado esta situación? revise su comunicación, sus pensamientos, sus sentimientos y la manera como ha actuado, es decir su círculo de la coherencia (se sugiere leer artículo “El enfoque desde lo interior determina lo que eres”). Nadie da de lo que no tiene en su interior, es de vital importancia estar tranquilos, generar un ambiente armonioso, tener pensamientos positivos, generar aprendizajes y considerar que es un buen tiempo para agradecer,  comprender que cada persona es diferente, sean del grupo familiar o no. Cuando se hace miembro de una institución se ven colgados los cuadros que informan la misión, la visión y los valores corporativos, llego el momento de institucionalizarlos en casa y vivirlos como tal.  Reunirse con quienes comparte su techo y definir que se quiere y como se quiere compartir es esencial, recuerde hacerlo con base en el valor que debe estar presente en todas las relaciones, EL RESPETO.
  3. Es hora de hacer acuerdos. Genere un espacio de plática, fijar una reunión extraordinaria con la(s) persona(s) con quienes convive, el dialogo es fundamental y  permite generar acuerdos, para ello tenga en cuenta lo siguiente:

Fije una fecha y hora de la reunión, el tema puede titularse NUESTROS ACUERDOS.  Asegúrese que todos los miembros de la familia estén presentes en el mismo lugar de la reunión y que sea  agradable conversar, este momento debe permitir entrar en un diálogo profundo, sincero y reflexivo acerca de cómo ha sido la convivencia y que quieren modificar, revisen que les ha funcionado que deba continuar y que no ha  funcionado que deban modificar, así como también que no han realizado que funcionaria bien, esto  será positivo para fortalecer los vínculos familiares.

No te olvides de ti, cada miembro de la FAMILIA debe manifestar al otro u otros, sus gustos, sus hobbies, lo que le agrada hacer manera individual, por ejemplo leer, escribir, revisar un proyecto al que no le había dedicado tiempo, etc.,  de la misma manera  permitir que cada miembro de la familia  lo haga y expresen  qué quieren cada uno y acordarlo en  COMO  se generará ese  apoyo, por ejemplo, mientras yo leo 40 minutos, otra persona, prepara algún alimento, o está viendo un programa de su preferencia, etc.

En nuestra próxima entrega te sugeriremos algunos temas de vital importancia para conversar y establecer acuerdos en familia.  No te lo pierdas.

 

Mireya Escobar
Psicóloga