Estos son los exámenes que se suelen enviar en las evaluaciones médicas ocupacionales

Al momento de enviar a tus trabajadores a los exámenes médicos ocupacionales, las IPS de SST podrán realizar los siguientes exámenes según lo establecido en el profesiograma de la empresa:

  • Examen médico ocupacional: Es realizado por el médico especialista en Seguridad y Salud en el Trabajo o médico Laboral con licencia vigente, quien realiza el análisis de los antecedentes del trabajador, las exigencias de la tarea y las condiciones físicas del trabajador para emitir un concepto de aptitud. En este concepto se tiene en cuenta también los resultados de las pruebas complementarias realizadas en caso de que hayan sido solicitadas.  Este es el examen que siempre se debe solicitar si quieres conocer la capacidad laboral de tu trabajador.
  • Optometría: Es una valoración de la capacidad visual del trabajador y es realizada por un optómetra. En esta evaluación el profesional mide una serie de parámetros visuales del trabajador que le permiten detectar y diagnosticar patologías visuales o defectos de refracción. Adicional, se puede determinar la necesidad del uso de lentes y establecer la fórmula necesaria para la corrección. Es útil en trabajadores que tienen un alto nivel de exigencia visual o para establecer la presencia de patologías antes del ingreso del trabajador.
  • Visiometría: Es también realizado por el optómetra o por un auxiliar capacitado y sirve de tamizaje para la detección de alteraciones visuales. La diferencia con la optometría es que solo permite sospechar enfermedades pero no diagnosticarlas.  Es útil para cargos con bajo nivel de exigencia visual o para seguimiento de trabajadores en los exámenes periódicos.
  • Audiometría: Con este examen se valora la capacidad auditiva del trabajador. En la mayoría de las IPSs realizan una prueba tamizaje denominada audiometría tonal, en la cual se valora la capacidad auditiva del trabajador en la transmisión del sonido por el aire.  En caso de una alteración, se requiere una audiometría clínica que valora la transmisión del sonido por la vía ósea, completando así la valoración de la capacidad auditiva.  Cualquiera de las dos versiones son realizadas por fonoaudiólog@s y como resultado se define la presencia o no de pérdida de la capacidad auditiva del trabajador. Otros aspectos que se verifican en el examen incluyen el estado del conducto auditivo externo (tapón de cerumen, infecciones, etc) y de la membrana timpánica (perforaciones, esclerosis, etc).
  • Espirometría: Para este examen se utiliza un equipo llamado espirómetro y se mide la capacidad respiratoria de los trabajadores. Es útil para detectar alteraciones que puedan agravarse con la exposición a riesgo químico (humos, polvos, vapores, etc). Generalmente si el resultado sale alterado se puede requerir la realización de pruebas complementarias como la radiografía de tórax.
  • Exámenes de laboratorio: En este grupo de exámenes se contemplan muchas pruebas en sangre, orina, garganta, uñas o heces fecales con el fin de establecer el estado de los componentes sanguíneos, metabolitos, grasas o la presencia de infecciones que puedan exponer al trabajador a una enfermedad como consecuencia de la exposición. Hay algunos que son obligatorios para emitir un concepto especial. Por ejemplo, para alturas se requiere conocer el resultado del perfil lipídico, glicemia y cuadro hemático; para manipulación de alimentos se requiere descartar la presencia de infecciones en las muestras de coprológico, fritos faríngeo y KOH en uñas de las manos.
  • Enfasis medico: cómo complemento de la evaluación médica ocupacional, se puede realizar una evaluación mas profunda en algunos aspectos específicos según el riesgo; por ejemplo, énfasis osteomuscular, cardiovascular, neurológico, respiratorio, dermatológico, entre otros. Estás pruebas las suele realizar el médico dentro de la consulta.

Estos exámenes son solicitados dentro del profesiograma según la exposición al riesgo y las necesidades del cargo. Si tiene dudas sobre cuál requiere su personal, puede consultar a un medico laboral quién le indicará las evaluaciones más indicadas para sus trabajadores.

  • Electrocardiograma (ECG o EKG): Es un examen que se realiza a través del uso de un equipo denominado electrocardiógrafo, al cual se le conectan unos cables que permiten capturar la información eléctrica del corazón del trabajador. Ayuda a la identificación de patologías del corazón que puedan afectarse con el desarrollo de actividades que tengan una alta exigencia cardiovascular o enfermedades cuya presencia pueden sugerir un riesgo para el desarrollo seguro de las actividades del trabajador. Particularmente en las tareas de alto riesgo como trabajo en alturas, trabajo en espacios confinados o tareas en temperaturas extremas.
  • Pruebas psicológicas: Es cada vez más frecuente que se requiera complementar la evaluación física del trabajador con su capacidad mental y cognitiva a través del uso de pruebas psicológicas. Las más utilizadas son el test de Wartegg que establece algunos rasgos de la personalidad del trabajador, test de acrofobias y test de ansiedad y las pruebas de coordinación  motriz. Son necesarias en la evaluación de pacientes que realizan tareas de alto riesgo y para los conductores dentro del programa de seguridad vial de la empresa.

Teniendo en cuenta la finalidad de los exámenes y el riesgo identificado en la matriz de peligros, se desarrolla el profesiograma y se realiza el monitoreo del estado de salud del trabajador.

Deja un comentario